viernes, 1 de mayo de 2009

Calzoncillos blancos (1/9): Introducción


Cuando me gusta un hombre siempre deseo verlo en calzoncillos. La imagen de un hombre en ropa interior me evoca virilidad, mucho más que cuando su sexo aparece totalmente desnudo. A veces los calzoncillos hacen que el paquete luzca constreñido, apretado y, en definitiva, más pequeño; pero otras lo realzan, aparte de que la fina tela, que lo hace opaco a la mirada, acentúa el morbo y las ganas imperiosas de liberarlo de su cárcel para contemplarlo, olerlo y sobarlo en libertad.

Me vuelve loco ver a un hombre en calzoncillos, y aún más si estos son blancos, de algodón, como los de toda la vida. El color blanco es mi preferido porque, en mi opinión, es el que mejor define y potencia las formas: como las pollas circuncidadas, cuyos capullos se aprecian perfectamente, si la tela aprieta un poco; o los huevos, sobre todo si están colganderos, que quedan recogidos en la bolsa de algodón y en ocasiones aparentan ser mucho más grandes de lo que realmente son.



Por cierto, una imagen cuya observación me produce placer extremo es la del hombre agachado hacia delante, de modo que desde atrás se le pueda ver la bolsa de los huevos que he mencionado antes.

Además a diferencia de los slips, los calzoncillos cuentan con la bragueta que, si bien ya no se utiliza para orinar, propicia el morbo cuando la polla se escapa por ahí en las erecciones nocturnas o cuando se trata de acariciar a través de la estrecha abertura.



Los calzoncillos deben sujetar, pero no apretar mucho, ya que de lo contrario deslucirían el espectáculo de la erección o se transparentarían demasiado cuando estén mojados; y, en este último caso, lo que interesa es que la humedad aporte una última vuelta de tuerca a la insinuación. Lo importante no es enseñar, sino mostrar a medias.

Pero no voy a extenderme más, ya que de todas estas cosas y algunas más hablaré en las siguientes entradas.

4 comentarios:

  1. Me gustaria ver una foto de un corder de calzoncillos blancos secandose al sol.

    ResponderEliminar
  2. Buena proposición; es una imagen que a mí me da mucho morbo...

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Jorge Villanueva18 de mayo de 2011, 6:47

    Yo también tengo obsesión por los calzoncillos, especialmente los blancos y con bragueta porque ellos son la prenda que más cerca están de las partes íntimas de un hombre.
    Me gusta mirarlos y olerlos buscando el olor a sudor, semen, orines y a culito, especialmente si son de un hombre que me atraiga sexualmente.

    ResponderEliminar
  4. Jorge Villanueva18 de mayo de 2011, 6:51

    Conrado: Siento la misma obsesión tuya por los hombres peludos (no tan maduros) y por sus calzoncillos. Me gustaría entrar en contacto contigo porque tengo muchas historias sobre este tema que me gustaría compartir contigo. Escríbeme personalmente a: jotaernesto@hotmail.com

    ResponderEliminar