viernes, 25 de julio de 2014

Un papi y su rabitis

Cerdeando por ahí, he encontrado este papi que, no siendo de mi estilo, me da bastante morbo por la actitud en la que ha sido pillado en varias ocasiones.




Se ve que nuestro madurito protagonista de hoy tiene un problema, un problema que yo diría que se trata de rabitis y que consiste en que, cuando llevas poca ropa y estás en sitios públicos, no puedes evitar que se te ponga dura. Como, por ejemplo, al ir las primeras veces a una playa nudista: por mucho que lo intentes, no puedes dejar de pensar que estás en bolas, concentrando inevitablemente tu atención en tu polla desnuda, libre, al aire, siendo vista por todo el mundo, al tiempo que estás contemplando a tu alrededor, cual paraíso de las vergas, todos los rabos habidos y por haber.




Así lo vemos este día, como cualquier otro día conviviendo con su rabitis, en el que trata de apartarse sin éxito de las miradas cuando su polla decide que quiere reventar el bañador.




Lo cierto es que se alegra de haber conocido su miembro, y se lo toca, lo calibra, le propicia caricias consolándolo por no poder en ese preciso instante liberarlo y machacarlo como se merece.





Y es que lo tiene muy gordo y duro bajo la tela áspera del speedo.





Y este otro día podemos contemplarlo mientras se refresca en la ducha.





Aunque teniendo ese problema de rabitis aguda,  más que refrescándose parece estar aprovechado los cómplices chorritos de agua para contentar a su capullo. Que si ahora me lo recoloco, que si ahora hago como que me lo limpio... Pero qué gustirrinín cuando impactan los goterones justo en la piel suave, tersa y turgente de la punta del rabo.




Y se aleja de la ducha sabiéndole a poco.




Y no me pongas esa lengua de cerdo mientras te tocas el paquete, cabronazo; que aunque no seas el papi de mis sueños, te aseguro que podría aliviar tu rabitis en un momento.









martes, 22 de julio de 2014

Ligoteo gay en anuncio de Campofrío

Qué pasada cuando el otro día estaba viendo la tele cual autómata invertido al que le pasan por delante a Scarlett Johansson en bolas y ni se inmuta, cuando de repente, ¡zas!, me da la pantalla un sopapo en todo el morro.  Y es que me quedé ojiplático con el desenlace del anuncio de Campofrío que he tenido la deferencia de compartir con todos vosotros. 

No sé cuáles serían las verdaderas intenciones del publicista ejecutor del anuncio, pero lo que aparece en los últimos segundos del corto es un ligoteo daddy/chulito-de-barrio en toda regla.


 


Bromas aparte, alguna vez tendríamos que hablar de la cantidad de guiños gay que hay en la publicidad.

viernes, 18 de julio de 2014

Bigotazo

Me chiflan los tíos grandullones, enormes y con una buena franja de pelo sobre el labio.



Me excita enormemente el restriegue de un buen bigotazo por la polla. 




El roce contra el capullo es fantástico, aunque a veces es molesto y hasta duele, por culpa de algunos pelos tan tiesos, tan duros, que se clavan como agujas. ¿Y eso me persuade para prescindir de esta variante mamatoria?





Pues claro que no. La primera vez que la fina piel de tu capullo sufre el contacto con alguno de esos pelos adustos te provoca un respingo, pero poco a poco te vas a acostumbrando a ese sádico roce hasta que la molestia se convierte en cosquillas placenteras. Eso sí, luego no te quejes si el rabo se te queda al rojo vivo.











sábado, 12 de julio de 2014

Pelo sí / Pelo no



Hay barbas que te enamoran por su mirada.




Por su elegancia.



Por su sonrisa.




Por su experiencia y sabiduría.




Porque te recuerdan a tu padre.




Pero un día los descubres sin barba y entonces... Todo se viene abajo.




Así que ¿pelo sí o pelo no?...




jueves, 16 de mayo de 2013

BCN Mature

¡Hola, amigos!

¿Alguien sabe qué ha sucedido con BCN Mature? Soy asiduo de este foro, más como fisgón que como participante. No he guardado nunca el enlace de esta página y siempre he entrado buscándola en google, hasta que, de repente, el otro día comprobé que no era capaz de encontrarla. Simplemente, ha desaparecido de un día para otro sin apenas dejar rastro en la red.

Si alguien pudiera ofrecerme algún tipo de información, se lo agradecería. Con que sepa decirme algún lugar donde los moradores de este foro hayan acudido a refugiarse me bastaría.

Gracias, muchachos.

sábado, 16 de febrero de 2013

Escena que me emputece

Golfeando por internet me he topado con este vídeo extraído de una peli italiana que desconozco. Así, sacado de contexto, refleja muy bien una situación que me encantaría protagonizar.

Yo como calienta pollas de un maduro, yo como desvirgador de un maduro casado con una mujer, yo como detonador de las bajas pasiones de un maduro que jamás ha estado con un hombre.

Podría tratarse de un cura,  podría tratarse de un viudo, pero en cualquier caso, debería tratarse de un reprimido; uno que se muera de ganas de follar con un tío, uno que despoje mi cuerpo de cualquier aspecto humano para convertirlo en un vil objeto donde meter el rabo.

No sé cómo acabará la historia del vídeo; pero yo tengo claro lo que haría: darme la vuelta y ponerle el culo al puto gordo peludo para que se despachara a gusto.



jueves, 18 de octubre de 2012

Maricón tanto el que toma como el que da

Hoy no voy a hablar sólo de sexo en su versión más frívola o divertida, sino que pretendo hacer una llamada de atención a aquellos homosexuales que tienen una manera de pensar que me resulta totalmente errada.


Dos tíos pasándoselo pipa



Todo se debe a que el otro día estuve viendo parte de una peli que se llama "¿Víctor o Victoria?" (Blacke Edwards, 1982) y en la que, en principio, nunca había estado interesado porque cuenta con la interpretación de Julie Andrews, a la que digamos que detesto un poquito (aunque no tanto como a Barbra Streisan). Conforme avanzaba la trama, la peli me resultaba cada vez más entretenida y, en concreto, hubo una escena que me llamó la atención por lo vigente del aspecto que se discutía en ella.

Resulta que James Garner está hablando con Julie Andrews, de la que duda que sea un transformista de verdad, y por si acaso, trata de dejarle claro que él es un auténtico macho diciéndole: "¿Qué clase de hombre es usted?", a lo que ella le espeta sabiamente: "Un hombre que no tiene que justificarse ni ante nadie ni ante sí mismo".



Me encanta que me follen y, cuando no tengo a ningún tío a mano, me meto el dedo por el culo y lo que haga falta



A mí esta respuesta me parece brillante, aunque por otra parte, me da pena pensar que un lema vital como ése, expresado en 1982, pueda ser en la actualidad, llegado el caso, tan necesario y oportuno como entonces. Y no me refiero solamente como contrapartida hacia los heterosexuales que recurren a los chascarrillos de tinte homófobo para reafirmar su heterosexualidad hacia los demás y, sobre todo, hacia sí mismos, sino, lo que parece aún más triste y preocupante, hacia los gays autohomófobos.

Podría poner varios ejemplos, pero para no extenderme me centraré en el que trata sobre el activo y el pasivo, el que da y el que toma. Porque, señores, a estas alturas, aún leo por ahí comentarios que me dañan las retinas cuando se hace referencia a que el activo es más macho, más viril, más hombre, que el pasivo, motivo por el cual hay bastantes gays, demasiados, que se niegan a ser sodomizados o que ocultan sus actividades a cuatro patas por temor a ver mermada su masculinidad. ¡Serán imbéciles!



El placer de que te hurguen en el ojete en cualquier parte


Pues si me está leyendo alguno de ellos, les diré que tan maricón es el que da como el que toma, y para no hacer referencia a mis propias palabras, recurriré a la RAE, que define la palabra homosexual en su segunda acepción como "Adj.: Dicho de una relación erótica: Que tiene lugar entre individuos del mismo sexo". Como podéis ver, la definición de homosexualidad no entra a valorar si en dicha relación erótica hay algún ojete de por medio, simplemente porque no hace falta para calificarla como tal.



Un maricón follando con otro maricón


Así que ya sabéis, estúpidos, vosotros también sois maricas tanto como el que más, aunque no queráis usar el culo.

martes, 16 de octubre de 2012

Baileo y su pollón de carne

A este polludo lo conozco desde hace algún tiempo, pero no porque haya tenido la suerte de catarlo. Cuando digo que lo conozco me refiero a que el tío tenía una cuenta en Flickr y, por supuesto, en cuanto la descubrí fui uno de sus más asiduos visitantes. Esa cuanta ya no existe, por lo que ya no puedo recordar si su nick era Byleo, Baileo o algo parecido.

El caso es que el tío no me terminaba de molar, pero publicaba unas fotos con mucho morbo. Como en Flickr no están permitidos los desnudos, el muy cabronazo acostumbraba a salir con unos pantalones de chándal de algodón, de esos sueltecitos, bajo los que se adivinaba se tremendo pollón completamente empalmado. Aún recuerdo con calentura una foto que, gilipollas de mí, no llegué a descargarme, y en la que salía nuestro amigo de esa guisa en un escenario que tenía toda la pinta de ser el portal de su bloque...

Con el tiempo, he ido encontrando y recopilando fotos suyas, ya en pelotas, y paso a compartirlas con vosotros.

Foto número 1. En esta primera es en la que más me gusta. Me encanta su mirada desafiando a la cámara, el gesto de fuerza contenida y ese muslamen cubierto de vello. Además en ella podemos comprobar perfectamente que si se cogiera el pollón con ambas manos, el capullazo le quedaría aún por encima del puño cerrado. Tela...






Foto número 2. En la siguiente foto lo veo muy guapo con su barba rubio-pelirroja y esa lenguecita dejándose ver entre el vello facial como queriendo reclamar que le coma la boca. A mí este tío me da mucho morbo y es uno de esos pocos casos (¿pocos?) en los que no me importa que sea feo. 





Foto número 3. En esta foto tiene cara de bobo, o como diría Franco, de letal, es decir, de esos con cara de buenazos y de los que hay que tener mucho cuidado porque a la primera de cambio te la cuelan, en sentido figurado, y si es literal, mucho mejor. La imagen no hace justicia a su pollón, pero nos sirve para constatar que, aunque su verga es de la tipología "de carne" y no "de sangre", se le empina en perfectas condiciones sin la ayuda de ninguna mano, ni ajena, ni propia.





Foto número 4. Ésta la pongo simplemente para darle coraje a uno que yo me sé, que detesta a los tíos que fuman. ¡Ja!





Foto número 5. Pues a mí no sólo no me importa que un madurazo machorro fume, sino que, además, si lo hace con pipa mucho mejor. (Mi padre fumaba en pipa cuando yo era pequeño y esa es una imagen que no olvidaré...)

En la foto que nos ocupa vemos que, como toda buena polla de carne, hay poca diferencia entre su verga enhiesta y su versión morcillona, aparte de que tiene un pellejito muy sexy para ser mordisqueado por todos aquellos que les gusten las pollas no circuncidadas... 


 



Foto número 6. Si tuviera a este tipo a mi disposición, no sé qué preferiría que me metiera por el culo,  si el pollón o esa pipa bien rechupeteada, hum... poquito a poco, mientras me mirase con la cara de cabronazo de la foto número uno...


 



Foto número 7. Normalmente no suelo publicar este tipo de fotos en las que el pavo en cuestión alardea de polla comparándola con una lata de coca-cola o mostrándonos sus habilidades circenses con el miembro que, aparte de para follar y mear, no sé para qué más puede servir. Pero como este polludo me cae muy bien, hago una excepción y le publico la foto en la que nos enseña que es capaz de sostener un cubo (lleno de...) sin ayuda de las manos.





Va por ti, Byleo, Baileo o como quiera que te hagas llamar. 

jueves, 11 de octubre de 2012

Reborde

Muchos ya conoceréis mi predilección por las pollas gordas más que por las grandes y largas y aquí os pongo un ejemplo de verga que me chifla: porque, además de ser tirando a anchota, tiene un capullo irresistible y porque éste tiene esa forma exagerada de seta que me vuelve loco. 






Estos capullos-seta son ideales para dejar que los labios pasen una y otra vez de la depresión al reborde y del reborde a la depresión. Además de que es una auténtica gozada pasar la lengua por esa franja ofreciendo al mismo tiempo un placer extra al dueño de la porción de carne caliente y palpitante.

martes, 9 de octubre de 2012

Huevos y un mirón confeso

La foto siguiente la publicaré en tamaño extra grande para que se vea bien, para enfatizar una imagen que representa una de las poses que más morbo pueden darme en un tío, dada la predilección que siento hacia los buenos cojonazos colganderos.



 

Y para qué voy a negarlo: donde tengo más oportunidades para ver esos culos con esos huevazos meciéndose a su libre albedrío es en el gimnasio, en ese momento típico consistente en que una víctima incauta se inclina para ponerse el calcetín sin ser consiente de que hay un cerdo salido que no pierde detalle de sus pelotas, ya estén calvas o cubiertas de alocado vello.