lunes, 1 de junio de 2009

Club de natación





Vaya con el madurito, cómo mantiene cuerpazo practicando natación. Y cómo debe de ser acudir a la piscina y cruzarse con él por las instalaciones, viéndolo pasear palmito con ese minúsculo bañador, con esa piel bronceada, con esas manos fuertes cuya caricia debe despertar cada poro de la piel.


2 comentarios:

  1. Habiendo pasado silente por tu fetichista tésis sobre calzoncillos blancos de Mayo 2009, con este madurito zungón tan exquisito, me dejas pasmado y flotando en la piscina del club con la boca abiertaaa...glub,glub,gluuu!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Ten cuidado, niño!, ¡a ver si te vas a ahogar?

    ¿O es que acaso vas a fingir que te hundes para que el abuelo te recoja entre sus brazo?

    ResponderEliminar